ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

El alcoholismo en el entorno laboral

Nathalie www.blog-de-empleo.com

 

El alcoholismo constituye un fenómeno complejo, de múltiples causas y pluridimensional. Es un problema muy frecuente en muchas sociedades. Además durante los últimos años esta tendencia se ha visto reafirmada por una serie de datos, como el aumento del número de bebedores al producirse un incremento de la adicción en la población femenina, y una elevación en la venta y consumo de bebidas con alta graduación alcohólica. La edad en la que se produce una mayor ingesta de alcohol se sitúa entre los 25 y los 45 años, es decir en plena edad laboral. Se calcula que el 15 % de los trabajadores se encuentran entre los bebedores de alto riesgo, y que el 30 % bebe habitualmente por encima de lo aconsejado, por estas razones la repercusión del alcoholismo en el medio laboral es tan importante.

 

 

¿Qué factores del mundo laboral favorecen el consumo de alcohol?

 


Realmente es difícil hablar de este tema ya que los expertos y hasta los propios trabajadores no suelen encontrar una relación significativa entre el trabajo y el desarrollo de problemas relacionados con el alcohol, más bien al contrario, la actividad laboral parece tener una actividad preventiva o rehabilitadora de dicho problema; así es como podemos observar que los parados consumen mayor cantidad que los trabajadores en activo, sea cual sea su edad. Esta relación desempleo - consumo de alcohol parece tener una relación en dos direcciones, ya que el desempleado por su situación crea una mayor dependencia alcohólica como medio de evasión, y también el consumo del alcohol durante el trabajo puede dar lugar al despido del empleado.


Pero aparte de todo lo reseñado, hay que tener en cuenta que hay una serie de factores relacionados con las características del puesto de trabajo o con el ambiente laboral, que pueden favorecer el inicio y mantenimiento de una ingesta excesiva de alcohol, la cual se puede producir tanto durante el horario laboral como fuera de él. Estos factores son:

 

-Mayor aumento de la oferta o disponibilidad de las bebidas.

 

-Reuniones de trabajo con un amplio grupo de personas que se suelen acompañar de ingesta de bebidas alcohólicas: vendedores, agentes comerciales, hombres de negocios...

 

-Trabajos en los que por su particularidad el trabajador tiene un acceso más fácil y habitual a las bebidas alcohólicas: camareros, bármanes, cocineros...

 

-Trabajos en los que se necesitan unas condiciones físicas o psíquicas de especial resistencia, como pueden ser las actividades que se realizan a temperaturas extremas: metalurgia, siderurgia...; las que se realizan a la intemperie o con toxicidad del medio ambiente circundante, aquellas actividades donde el trabajador no tiene horario fijo con continuas rotaciones horarias, o finalmente trabajos donde se necesita un esfuerzo físico mayor para su realización.

 

Todo ello se ve acompañado por una falta de reglas o normas de control de dicho consumo por las empresas o lugares de trabajo.

 

 

¿Qué trabajos pueden aumentar el riesgo derivado de la adicción alcohólica?

 

 

El consumo alcohólico por si mismo puede dar lugar a una serie de alteraciones físicas y psíquicas del organismo importantes, pero si esto se ve interrelacionado con el mundo laboral observamos que con él hay una serie de circunstancias que potencian sus efectos y aumentan la peligrosidad por el déficit de rendimiento o atención que produce su consumo.


La OIT propone una serie de medidas que se pueden aplicar en el lugar de trabajo entre las que destacan:

 

- Utilización de carteles, tablones de anuncios, o material impreso o audiovisual de alerta o de educación sanitaria.

 

- Integración de programas de información y capacitación en procedimientos de orientación posteriores a la contratación del empleado.

 

- Charlas y reuniones para tratar con las partes implicadas, los problemas derivados del uso de sustancias tóxicas, entre ellas el alcohol en el trabajo.

 

- Coordinación de recursos entre la política preventiva de la empresa y las instituciones sanitarias locales, donde puedan ser derivados los trabajadores con problemas.

 

El alcoholismo constituye un problema que presenta, como mínimo, dos vertientes negativas o disfuncionales. Por un lado, el alcoholismo es susceptible de afectar a las distintas condiciones y procesos en los cuales se desarrolla todo trabajo y, por otro, determinadas condiciones, procesos y medio ambiente de trabajo van a afectar en el consumo abusivo de bebidas alcohólicas.

 

Por todo lo mencionado, creo que no está de más pedir de forma encarecida la implicación, la participación, la coordinación, el apoyo, la contribución, la sensibilización de todos. Empezando por las administraciones públicas, siguiendo por las instituciones académicas y organizaciones empresariales (y sindicales) y terminando con el incremento de la concienciación y la responsabilidad del propio ciudadano.